Síguenos en:



 

Ignacio presidente

La parada cardiaca es una patología extraordinariamente frecuente y que muchas veces infra estimamos. En España ocurren alrededor de 30.000 muerte súbitas al año y cerca de 20.000 intentos de reanimación.

Desgraciadamente las posibilidades de sobrevivir a una parada cardiaca secundaria a una arritmia ventricular en la calle, oscilan entre el 5 y el 10%. La reanimación debe empezarse de forma extraordinariamente precoz, por cada minuto que pasa las posibilidades de sobrevivir disminuyen un 10% por lo que al cabo de 10 minutos estas posibilidades son mínimas.

Para mejorar el pronóstico y la atención a la parada cardiaca hay definidas una serie de actuaciones que son vitales y forman parte de lo que se ha definido como cadena de supervivencia. Lo más importante es el comienzo precoz del masaje cardiaco y el poder disponer en el entorno de un DEA. Idealmente la RCP debe de empezar en menos de 3 minutos del comienzo del cuadro.

Las guías del ERC de 2015 son muy claras, los estados deben iniciar un programa nacional para facilitar y promover la instalación de desfibriladores y para formar sus ciudadanos en RCP. Así está ocurriendo en muchos países de Europa y sin embargo nuestro país está perdiendo el tren de la cardioprotección.

Para expresar el problema en cifras, Francia tiene instalados más de 18 DEAs por 10.000 habitantes, Inglaterra, Holanda o Alemania en torno a 13, nosotros apenas 2,5. Lo mismo puede decirse de la formación a la sociedad. Suecia tiene un 33% de sus ciudadanos formados, en Dinamarca es obligatorio un curso de soporte vital básico y DEA para obtener el carnet de conducir. En España formamos a muchas menos personas y todavía no tenemos conciencia de la magnitud del problema.
Si queremos mejorar nuestros resultados tenemos que hacer como nuestros vecinos. Necesitamos un plan nacional de RCP. Necesitamos promover y fomentar la implantación de DEAs y no ponerles impedimentos. Necesitamos coordinar voluntarios y formar a la población. Necesitamos que todos los coches de policía (nacional, local y guardia civil) cuenten con un DEA, y todos los profesionales tengan un curso de SVB+DEA en su formación. Necesitamos que nuestros ayuntamientos tomen conciencia y desarrollen programas específicos adaptados a cada ciudad, para acercar el DEA y la reanimación a sus ciudadanos. Necesitamos muchas cosas, por eso necesitamos un plan.

Si analizamos qué es lo que ocurre en la sanidad de nuestro país veremos que tenemos cosas buenas y malas, pero hay una en la que somos los mejores. Los somos en el programa de trasplante, en ello llevamos más de 20 años en el número uno. Esto no se debe a que cuente con financiación, ni a que la ONT sea excepcional o el diseño sea mejor que otros. Nuestra principal fortaleza es que tenemos un gran porcentaje de donaciones. El pueblo español es generoso y responde con solidaridad y generosidad ante la tragedia. Nosotros tenemos el SÍ de la población y eso es algo que no puede comprarse con dinero.

En la RCP puede pasar lo mismo, podemos tener más voluntarios que nadie dispuestos a comprimir el pecho y utilizar un DEA. Lo malo es que no les estamos llamando. Es tiempo de cambiar las cosas.

  

ENLACE LINK 2ACCESO a CARDIOLOGÍA HOY / BLOG

 

 

Nuestro sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros contenidos y servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al aceptar el presente aviso entendemos que da su consentimiento a nuestra Política de cookies.

Aceptar Política de cookies.